En la Edad Media era tan importante poseer un caballo y resultaba tan prestigioso que costara lo que costara la gente se empeñaba en tener uno. El jinete se distinguía de los que iban a pie por ser honorable y galante. Lo que en muchas regiones se llamó "un gentil"....

leer más